Tres Poemas

María Lilian Escobar
 

 

 

pinturas-de-edvard-munch-6

 

De agua y fuego

las Lunas en las mesas
como el mejor manjar
una plegaria servida en ellas
alumbra el ojo errante de los ebrios
un Dios
un hombre en su declive
sostiene el Sol
estampasyfigurasprimaverales
casi borradas sobre un mar de vinos buenos
hondean en los corazones
nardos lirios cisnes
balbuceante premonición del Paraíso
sobre la cuerda de los ángeles
que juegan sus silencios tartamudos
hacia la siesta enlos bosques
cuando hincado el vacío
sufraga palabras primordiales
sumidas a la hiel y a la rosa
junto al hueso de las piedras
fundamenta laoración
de quien deviene niño entre rondas de hilo plata
y en el horizonte de la cima montañosa resbala
una nieve tibia sobre el rostro del pastor

florido y alto beber la muerte
bella como el brillo de una espada de madera
bella como el mástil de tus ojos
triste como el canto de pájaros mudos
destello negro
tambor de estopa
ángeles sin prisa en su carrusel
de ríos y espumaires
alegrías rojas, amarillas y panes de azúcares
algo en el jarro de Van Gogh
alguien en su cama o en su silla
noches y pespuntes azules
arenas de nube esperando
por ti y por mí
al fin por todos
expandiendo su aliento
hacia la última letra del abecedario
bella como el agua que revienta en el desierto

 

 

pinturas-de-edvard-munch-12

 

 

los ciegos ven
las estrellas
que arden su dolor…

y con él embriagan la Tierra
que juega en la ventana
de esos ricos pordioseros…

mientras el líquido de sus ojos
se ilumina
sobre la espada flaca del horizonte
así marchan…

les basta conocer los colores
hacia la aurora boreal
envían el soplo de su alma llagada
moradora nocturna de los intersticios del alba

 

 

 

 

 

por María Lilian Escobar

 

 

 

Share