Desaparecido este año, Chris Mann fue un poeta sonoro y linguista composicional australiano que se presentó en el ciclo EXPERIMENTA 97, en abril de 1997, en el Centro Cultural Recoleta, junto con Larry Polansky y algunos integrantes del grupo Capitanes de la industria. Su performance incluyo 3 textos de su autoría, intervenidos por los solos de los músicos. Los textos se tradujeron y se repartieron entre los presentes y se publicó un fragmento en el catálogo anual del ciclo. 
 

 

 

PENSAMIENTO VIRTUOSO

por Chris Mann

El pensamiento virtuoso para varias palabras invitadas Positivo. Ex. En cierto modo pegajoso (El ruido tiene la ventaja de ser silencioso.) Lo malo tiene avisos (hace de los diccionarios un héroe), infecta la lengua con ellos. Un tal perdido.
Hecho. Unos datos. Contradicción, así, la tragedia del conocimiento, construye de nuevo contra el pasado de hechos (manojos de hábitos) porque (La opinión entonces fracasa para evitar la fila.) montones de diversiones en fiestas. Lógica, propuesta como el argumento de la existencia, es uno de esos estilos narrativos (La economía es un argumento para aquello que uno no puede pensar.) eso distribuye violencia en formas menos y menos sutiles -la prueba después de todo permanece externa. Eso piensa. Y eso hay gracia en la vacilación (como la ironía(escepticismo sin subjetividad) (método y lo patético) (uno complaciente dos) -y que esta voluntad coincida con el azar- habla sucio. Quiero decir realmente.).
Vendiendo conocimiento como una copia de lo real (tartamudea pero): doble o se va.

Tetas. Dos más dos es una figura del discurso. (Y en la metafísica de lo tardío: rigidez.) Ornamentación, una trascendencia sintética (una vez (en la psicología del tiempo) el humo sale de chips de silicio como ellos son llenados) repite (como la duración) (clava hechos sobre) un (bobo) tres cuatro que rima con (si ella es) pasado. Esconde hechos en la comprensión, una clase de futuro (un número es una repetición) conviene, un manojo de todos. Eso el. El propósito de una pintura harás también el tipo de conciencia. Actúa como es una idea, no. Y corre. Leche y la raiz cuadrada de la prueba: No hay ética en el pasado (el porque es un ídolo, sacudes) entonces supongo (un intento para unir el eso): un hecho no es sólo aquello por lo cual todavía no puedes clamar, no es eso por lo tanto. (La razón es el plural de la causa. Demasiado malo. Es el singular del error.) Un símbolo es aquello que tiene un uso por fecha. Los signos tienen medios de venta. En ningún caso es tampoco. La trascendencia es siempre pranoide- clama por dudas hacer-hacer como propia conciencia, ver (mi mi mnemónico fue a ver (conocimiento, quiero decir como una forma de ser, una experiencia de privilegio) (diálogo (el nombre de dios) -un-ir-ir-)) vió eso. Usar es la primera acción. En hipócritas. Lo olvido. El discurso va desde ti hacia eso, el acusativo de eso: inferir de las pinturas que
el mundo es real, que las manzanas son una definición, es dulce, una conciencia que define por sí misma a la existencia (el conocimiento es un diálogo sin una ética), el objeto que se alquila a sí mismo como tema, una oportunidad. (El tiempo es aquello exterior a una subjetividad, confiesa e ingenuo (La identidad es el medio de juzgar los pasados.).) Y sobre el (rescate) trabajo de la ignorancia? Una
adecuación de medidas (Dice, ah.). Un (como) por sí mismo un espasmo. Derivado (el conocimiento es esa forma de lógica que fracasa para mejorar el mundo. (Diferencia es esa forma de trascendencia (Como una forma de reducir la incertidumbre, la
acción es un) de duración ambigua.)). Una inmanencia enferma (yo (soy como un tema) hace representación (lo exclusivamente presente): ninguna forma. (Como un horizonte de evento, el sentido común hace una taza de té razonable.)). Pero al entre, un neutro paródico, no lo uso. La distinción es acerca de un sí denso, un vigilante, una decoración defectiva, el cielo (el divorcio de la imagen y el objeto), quiero decir como lo dado es sólo ético hasta el punto de que es incompleto. Metáforas (la privatización de lo real) y la religión visible: una diferencia que fracasa para reducir la identidad, una negación sustituta, pone sus órdenes en: la imposibilidad del sistema es siempre más grande que el porque del
sistema. Y, la ironía de la negación (el espacio es el ventrílocuo del puede ser), un ver entonces síntoma (contamina (una cópula sacrificada)) es diferente a la traducción (como un lenguaje residual no es culpable (de)).

La idea -que la parte de algo que sobrevive (en otras palabras una cura) -que se viste como motivo, define la música como los límites del lenguaje, una tecnología (la corrupción de ser (de)) evaluado. Palabras (sonidos paranoides que mutan (como culpable) (parece tan pastoso) por lo tanto funciona sin redimir importancia social como los rumores pornográficos, dice: los testigos son simplemente
decorativos, traducciones amasadas – fijar la folliación fóbica alguna especie de hierro sobre el ser, capital, argumento por ejemplo, intimida (el límite es disponible (música- argumento- de memoria) y narcisista. (El placer era un experimento bastante monótono en mirar la otra manera (el fetiche de la dependencia: la música, que solía ser uno de los pocos medios legales de definir
el tiempo, es ahora la única droga accesible libremente en la salud nacional.)))

Contar y la inhabilidad para lamentar: un adolescente (prostético) dos cebos de cada manera (si se perdona el tema) tipear tranquilo: ansioso, fáctico (“Yo” describe) el mismo vértigo, la culpa. El ideal, una idea pasiva, es así no unaexplicación. No sabiendo lo que se sabe, el tema (como cualquier otro), paciente (una ejemplificación la) es obsesionadamente neurótico acerca de ser usado (causado (por el objeto)), un estilo de motivo. Eso por lo tanto se subordina. Como un síntoma. (Amnesia por favor.) Un equívoco, una goma (una tautología,) así en lugar apuñala las garantías, al menos simula una hipocondría. Transmite experiencias como nombres. Pero uno todavía parece un sustantivo. Quiero decir
siendo, el adverbio es (diferencia, siendo una forma del discurso, es por lo tanto idéntica), indiferencia, (ironía para cínicos), se adapta. A la conciencia. El algoritmo del arte (un hecho es eso que define alguna otra cosa como causa). Un axioma. Psicología y las (deducciones): la identidad es un principio de coherencia requerido por el intento (mi, mi, y los motivos), una falacia lanzada y
aleteante del historiador, de demasiado mala la copuladora reventó. Y la causa expectante? Quiero decir que aprende. Pero los materialista promisorios usan solventes del conocimiento y funciones y otras cosas más que no dan datos. Como colusión posible. y los placebos. Un regreso. De típicos. Y sutiles. Una cosa por supuesto impensable. Pero durando. Quiero decir cualquier lenguaje. (Gracias, el efectivo sería ideal.) Un dicho decir pausa de anteriores y otros aburridos lo harán. Y el porque. Ideacional (una subjetividad es un apoyo cálido) y pronuncia, la tela de la referencia como pseudo uso de cosas ficcionales es lo que se dice de ellos, que tiene romance (El objeto se adapta al sujeto por la cognición de la subjetividad en al ing. Parecería (como la retórica de la ausencia) ser bastante
ingenuo.) no hecho. Uno, hay ( una palabra es la historia de la ciencia (quiere ver las palabras cum)) no es una prueba. Como el acuerdo es un pensamiento a través de las palabras. De algo. Y debe alguna clase de duración imperfecta (siendo semejante pero nunca en el mismo momento), el hipócrita clama no todavía.

(Y si la ignorancia no fuese tanto como la prueba de la verdad no sería una complacencia tan maldita. Como cualquier otra esta es una definición del pensamiento. Quiero decir tu ausencia es no sólo mi prueba sino mía también.) La metáfora, el deseo de memoria, no parecerá callarse (un ramillete de letras buscando la misma palabra, eso por lo cual la palabra es un nombre, un cebo). Y como una víctima, la subjetividad (la razón desprecia la pregunta, (el conocimiento es impaciente) parece una oración, una evidencia. La causa decorativa. Y estúpida. Quiero decir que un trabajo es algo que hace el aprendizaje. Conjuga el casi. Como yo también (Un nombre.) El negativo del lenguaje. Y porque las palabras consiguen las orejas que juegan (culpable dolor de emular el testigo) estrangulaciones, narrar respuestas. Correcto. Una pregunta (una verdad transportable (el positivismo de las palabaras adentro quiere)) es ahora mi hecho -ironía y nombre responsable para la ficción. (Dos sustantivos abstractos y una negación hace sentar quieta a la paradoja de la sombra (la mente es un legar para mojar una palabra): factúrame: la palabra es un fracaso para distinguir pasado y presente -el efectivo todavía no es memoria. Y distrae. Uno
permanece como sinónimo de uno. Y ser un esclavo para eso mismo es un horizonte modesto (indiferente) como un puente, como un mío definido. Igualmente. Lo que demanda a las palabras tiene derechos. Son de todos modos transparentes. Pero siendo cazadas al acecho por los contextos de otra palabra. (Porque -una forma del pensamiento visible) fueron pegadas entre. Interrogativo uno, dos, tres, interrogativo no eres él. Lo que es el pasado de quien. Uno sabe, lo que solamente viene en palabras. El sonido es un argumento con espacio. Ambos piden que la repetición sea razonable. Ninguno conoce la Factura.) Y yo olvido. (Y palabras como palabras.) Una pregunta sobre dos piernas, un eco sobre la carrera, una explicación bufonesca. Eso se esconde a sí mismo por ser razonable. (el dolor es
esa forma de compasión requerida por la esperanza. Un dar nombre a los actos, un narrador, asientos.) El tema disminuye el tema. Y se adhiere. (Para llegar a ser el objeto, el sujeto requiere el suicidio.) (Y qué es cierta ficción para debatir puntos de narrativa de modo tal que pueda averiguar qué piensa?)) No saber es esa
copulación usada por particulares (la conciencia es esa traición que se conjuga como un fracaso para aprender) eso es adecuado (siendo, una suave forma de razonar)- la ficción es un acceso portátil al hecho. La negación es la primera síntesis razonable (sobre humanos que la usan para proteger el tiempo: una idea no entiende la idea de representación). La sed es mayor que el agua, representación (contexto barato (el contexto es un agujero en la pared), una forma levemente anoréxica de entendimiento (cambiar la duración de la puñalada en la (El amor puede solamente esperar ser anónimo. De otra manera se apesta a lisonja.) espalda). Como usando cuchillos para curar una broma. De nuevo. Si un síntoma es un modo de toser el tiempo, es amarilla una experiencia o no? Como, cierto ego auxiliarmente parodítico, y ayuda, y la redundancia del contexto es algo para hablar acerca de lo cual yo sería escéptico. Por lo tanto definir la experiencia es incognoscibe, una integridad supersticiosa, no tiene tanta narratividadd como vis-à-vis. (El deseo y su cómplice (la música como una forma sofisticada de
interrupción) describe los reconocimientos como una simpática forma de conocimiento:) Y mi mente, mi, soy, yo soy (un rencor de borracheras y funciones que hacen adulto) hace sinónimos también (el conocimiento es una paciencia con lo posible (el objeto un acto de alguna docilidad)) Pienso alcahuetear algo. El-parece-como-un-placebo-pero-en realidad-un-pseudo-blue-de-un-hacedor de libros:
quiero decir que el significado no se reproduce. Puede ser imitado. Discurso -un modo de uso- es así obligado (una metáfora (para definición)). (Un número por supuesto es solamente una defeinición. No un significado.) Aprendiendo, una teoría adecuada de la verdad (un hecho es una tautología con hielo es demasiado, suave.

Una vez. Entonces las palabras es tejer un fleco a la morgue de un como la: Desde la gramática a la lógica a uno. Que sea obstruída la fila. Un predicado sobre piernas es cuál es su nombre, un poco lateralmente. Y, el tiempo pasado de la ficción, no es bastante lo mismo. Una cosa -un causa uniforme de percepciones simultáneas -gusta de hacer como- si. Por efectivo. Un hecho no es un adjetivo. A
menos que esté en blanco. Una metáfora es aquello que uno conoce que es el caso.

Un nombre no lo es. Escépticos y las economías de la experiencia (dos cebos de cada lado y la psicología del conocimiento (el conocimiento requiere sustantivos y los sustantivos se sabe son imposibles)): El lenguaje, un más o menos no sujeto dijo cosas son argumentos contra la negación, un precio apoderado (En ser aquello
que las palabras ven cuando hacen caras en el espejo): la razón es esa forma de existencia que copula. El lenguaje es ese algo que no tiene una primera palabra.

Eso por lo tanto copula también. La piedad de la contradicción. (Abstractos
carnales, propio abuso, muñecas policías -la ley es un acto externo, la prueba
burocrática de la explotación.) El tiempo -la aproximación pronta- hace a la
conciencia como alguna clase de sistema flojo de acceso que mira. Un más y más. Un
signo es de todos modos un signo. Y como el objeto de conocimiento el lenguaje es
un jueguito. Quiero decir conoce uno eso acerca de cómo Hegel lo compró? Y sobre
la representación como evidencia: Una palabra es una prueba. Describe. Y la causa
es una cosa delgada. No refiere. Pero funciona. Como un tirador, una pequeñita
paradoja cremosa de cómo lo elástico reventó de, de. Conociendo (una droga barata)
(algo hecho por los conocedores) mejor (lo verdadero es un verbo mal conjugado (la
ética es la (supersticiosa) forma verbal de erótico)) y los pronombres decidibles:
el Lo patético. Ironías ornamentales, una. Mozos, ninguno en absoluto. Sí, un
surrogado puede ser, un parásito en analogías, dice por favor: sépticos escépticos
uno dos tres tres. Pensando es tanto más duro. La ansiedad es la prueba de las
cosas. El que obstaculiza y obstaculiza, ta. Oh, y los modestos. Un anticipar
sobre cuatro piernas (el placer es la forma plástica del tiemppo), un un
subordinado de yo ideales y viene, suma (Sobre el sujeto como un posible futuro
para el pensamiento (pasivo es el pasado de orinado):)Dos, una cópula es de ningún
sujeto. Un hecho es un nombre de verdad. Una condición. De ella (Que el
conocimiento y los objetos formalmente acuerdan es una ironía a priori, una
tautología también.) el ser. Ahora, porque-acerca-de-lo-que-hablamos-está-fuera-
del-lenguaje-necesariamente es tan ish-ish pierde el punto que acerca de eso no
haya nada realmente real sino que incomoda subordina y piensa. Estamos en lo rosa.
Un sustantivo es una idea muerta. No puede costear el pasado. Uso y otras
estúpidas verdades (ergo ego) lo hacen también. Fila. Aspira volver las cosas a
los sabidos. Los mismos los propios. Señor señor y lo lógicamente real (La lógica
es no formativa. Por lo tanto importa más.):1. Los muchachos serán los muchachos
no es una contradicción. 2. La prueba es una explicación. La ausencia, una lógica
conveniente (y como un hecho (la existencia es ambigua) amplio stat) hacina los
estantes. Una pregunta es una afirmación buscando la salida. La repetición es la
forma lenta del acuerdo, el picnic del behaviorista. La verdad es por supuesto el
micro equivocado. Algo es definido como una enfermedad terapéutica. Por un fracaso de definición. (El lenguaje no es algo bueno para los particulares.) Mi mi (la
estructura lógica del silencio) no lo dices. Una proposición es útil hasta el
punto que requiere prueba. (La verdad de una proposición se mide por la violencia
requerida para refutarlo. Los datos son un predicado roto de si-el-lenguaje-es-
una-herramienta-útil-para-el-conocimiento (sí-pero) cuenta. Rapta los errores. Los
llama económicos.) Sobre la experiencia de la identidad (como) (:el efecto
síntoma): rescatando el sujeto (poner cebo (el lenguaje es la proposición que si
las paderes pudieran hablar no las entenderíamos)): las palabras es barato. Una
bufonería negativa (Tartamudeando (estoy de acuerdo estás de acuerdo) y la
comunicación del silencio): El uso permanece como una forma de explicación. (Esa
narrativa es causal, es por lo tanto algo de un precio.) Una palabra es una
ficción patológica, dada. Hace método. Como la evidencia. El cálculo de un
behaviorista. (Un hecho, un propósito residual, es desinteresadamente reflexivo.
Demasiado elegante por el medio. Y los sustantivos defensivos. (Una cosa es una
tautología húmeda. Lo que no puede venir. Porque. (Quiero decir que “estar” en
Griego es una cópula, un ver visto surrogado de comos.) Bromas.)) Cuando las
palabras de uno se convierten en un guión y no mantienen más su aire entonces
hablan acerca de las cosas que uno hizo y juran que ABA y AABA están bastante
cerca, la paranoia ama al última y el último ama lo máximo. Pero últimamente, Isy
aislado no era eso. Al menos no todavía. Aparece (y por lo tanto miente) que hubo
simplemente una apuesta. Hizo montones de palabras, el es efecto, con poquitos
ejemplares (un un o el) mi silogista. (Experiencia y otras analogías, palabras
hacen alguna clase de inmanencia perezosa. (Dos truísmos (tiene el pensamiento que
cuenta) Una rima se paró sobre la cubierta que se estaba incendiando. 2.)))
1. El crédito es una experiencia estética.
2. equívoco es un buen equívoco. (Usura.) Una economía de la verdad, el
significado ficcional (las metáforas compran los significados), una muñeca
adverbial, un ladrón (encuentra un que cuando no se ha perdido) halagado
medicucho. Y siendo ni uno ni dos, el esposo (caja porque) compuso las palabras
como precios por “yo hago”, Una rosada lógica subordina y viene, una deuda de
venta, un prolijo, banco. (El efectivo tiene estas habilidades (de redención
(tiene una palabra para eso (eso ocurre))) requerido para alcahuetear.) Como, el
precio es ese epitafio de números -una mercancía que traduce otras -un nominal sí-
pero eso, uno sabe, copula. De todos modos, es un motivo piojoso. (Un propósito es
una forma de conocimiento (un millón de gorriones salen de tu trasero) esto
argumenta el tiempo un qué es lo que tú haces así que lo que tú entiendes por
tarde es el borde del sentido, como si esto fuera inconsciente o algo así?). La
obra de arte escéptica, la hipótesis del ahora-uno-ve-eso-ahora-uno-no-lo-ve, que
tiene a la identidad como un problema, requiere de otro contexto para producir
sentido, una configuración, un mundano manos-sobre mí-también. Fila. (Un contexto
es un objeto con un arma. Imita al futuro (el blanco, el empresario de las
explicaciones).) (Ironía – lo que el futuro hizo en su día libre, es la metáfora
de la duda, queso – un tiempo pasado condicionalmente, una coartada yoyo – una
anhelante propaganda amarilla.). Sintaxis, contextos posibles, en consecuencia usa
enunciados como un cambio de estado. (Cualquier respuesta al lenguaje es llamada
significado. Es así como sabemos que el idioma inglés engaña.)) Una palabra es una
parodia de sentido (sentido es una de esas cosas trasnparentes, un impaciente
museo de ironías, el progreso de un problema, prueba A, eso es agramatical. Y
sobre la intención como un medio (un diccionario de situaciones, una narración):
también malo. Plural (la diferencia entre esto y aquello es que esto no es una
metáfora) tus. Un sustantivo – un poema sobre sus patas traseras, el romance del
sujeto (un ejemplo es más interesante que el arte), las rimas van con todo,
excepto tu (la lógica, por supuesto, quiere ser un sustantivo, una vil sintaxis,
karma kola). Una oración es un nombre (enuncia sis y peros) – usa información como
datos trascendentes (IE hace de los sujetos de datos (la idea similar (los objetos
agradarán, estarán de acuerdo con el conocimiento – después de todo son
predicados))). Un silogista de es (pensando es pero libros de doble entrada) erige
la propiedad como una forma casual, paga aquel eco de la razón que garantiza
(aquel propone una cosa), un epigrama de uso fraudulento. (El arte es una de
aquellas verdades homogenizadas que dan rienda suelta a la política de las
respuestas, aquella similitud copula, aquel aquellos. (Una oración tiene valor de
cambio. Planifica. El sujeto actúa como garante. E invierte)). (El yo, un efecto
colateral, tiene la función de una necesidad. (Sobre ser un objeto de lucha, un
cum abaratado (yo anticipa (el ritual de la oferta y la demanda, un adverbio
pluscuamperfecto)): una taxonomía de dónde el interés sólo parece lo principal
(imita, incita el instigador con una trama (aquella donde la filosofía hace que
las palabras desaparezcan) es supersticiosa y un síntoma, una retribución
probable.) Un behaviorista (un existencialista sobre la almohada) y el almohadón
de los hechos (la vida del conocimiento) retrata: una ficción, sobre sus rodillas,
haciendo doble tarea de este lado de las palabras, hace una oferta (una cosa por
supuesto necesita seguir, es la ausencia) esto, una ontología entonces-qué. En las
rocas. El último dividendo domesticado. (Sobrevive al contexto. Espera. Olvidar.
Aquel lugar tiene lugar. Un efecto de autoconsciencia. Abortos genéticos y el Y.)
De todos modos, ¿cuál es la tercera persona de esto? El sustantivo de cualquier
cosa, ¿no? Como. Casi. La intención es un estilo. Está apartada de los hechos.
(¿Pero qué tipo de error? ) Como el hábito – pretende usar – alista un sujeto y
entonces, ad hoc, un pseudo lazo, objeta a la consciencia en cosas como copiadas
ipso ego, si no trazadas. Una forma (sobre describir aquello que no es un mapa:),
una simpatía patológica (debería comprar jabón blando), pidió al estoico como un
voto de consciencia (producción de su propia lógica (como el yo es un límite del
deseo – requiere sis) y es por consiguiente (premeditadamente) ideal (Cuando, sin
embargo, si depende de que tenga arte (y sólo como intento lo reconoce (uso,
quiero decir, es sólo un nombre (de un ejemplo))).)). El significado, un brocal
genitivo con datos, es un compromiso en consecuencia razonable. Refiere. Y
reproduce yos – prótesis (las herramientas son medios sin ningún otro lugar a
dónde ir – como ejemplares (el observador es un sistema), una hueste de
sustantivos obedientes, un simpático. La duda engaña al embuste en el que creyó.
Es. El abatimiento. Un aspecto. Pero por supuesto diciendo mediante el no decir
(un escribiente de cifras en algunas condiciones) redime la acosada praxis de
empapadas verdades con gorduras. Aquello. La vulva. Más-y-menos. A prueba de
gordura. Trasciende. Como la experiencia. Una oda a la ignorancia (la fe es un
pecado práctico, un axioma), un derecho, el cliente ideal (la existencia es
aquella analogía que es interna a la víctima, un infundio empaquetado), un virus,
lo mismo. Un juicio de valor es así una obra de arte (por ejemplo, el pathos de
haber copulado con tu cabeza (quiero decir, ¿es la pepsi una metáfora razonable
para la coca?)) y es en consecuencia sentimental (y aquello es un software),
infectado. (O, más es a la yo alérgico para el estado del sujeto como carnada, un
modelar (no puedo recordar de (qué)). Un tu, un lo que llamo una plegaria (una
racionalización, una lista como narración (el lenguaje es un órgano que localiza
como ansiedad)), un entonces de plusvalía (la psicología del uno cadáver dos), un
neutro. Ser, ser más allá de las palabras, palabras como conocidas (con con lo que
se adecua a un yo) una conjugación (el pasado del (conocimiento empaqueta a la
razón)), el igualado crimen de la mente. (Escuchar hace el ser (el lenguaje es la
única intervención en el modo en que las cosas son eso, tú sabes, hace cualquier
cosa) (en la primera persona del singular de tí (un medio)): el demandante banal
(la verdad es un capítulo del juego (abstracción la paradoja del papel)) quiere.
Dios querido. Se aproxima, tenía. Un ideal (como) negación. Bárbaro. Cuasi. Un
juego negativo. Aquello tiene hechos, (La existencia es una forma notrivial de
auto engaño. Un cliente ingenuo. Un cohecho de minas. Rimas. (Un horizonte
contextual (usando el significado para determinar el contenido como la propiedad
de una oración), un sistema de diferencias que se supone que trasciende lo crédulo
hablando bien,) un alfabeto. Datos de boutique, arquitectura, la filosofía de los
objetos (la existencia es un recuerdo) inmoviliza la estructura como prótesis
(quiero decir, ¿qué cosa es el conocimiento sino trabajo?), una economía de
sujeto, arte (acuerdo – la coartada del chantaje, el sentimiento de necesidad – se
confirma como un paciente blandamente irónico, incompetente (El lenguaje es esa
música producida por la relativa incapacidad del cerebro para oxigenar ácido úrico
(el inglés estándar data de 1858).), un error, una audición de la consciencia
(escuchando obituarios (la prueba es definición:))), ayuda. El contexto – la
ambiciosa tautología y el fetiche de la auto-referencia – (una pornografía del
detalle), el amnésico (sentido común glosolálico): 1. El lenguaje, la paradoja
escéptica, es a la vez retrospectivo (humedecemos ce-ment-o, dijo ella) 2. El “yo”
– un slogan del todavía no, una gramática que roba la ignorancia – convierte a los
sustantivos en discurso (el intento fallido de la economía). La (ersatz)
ingenuidad de la crítica (distribuye riesgos), una parodia del sujeto, repara
(demasiado cierto) el hecho el dinero reza a aquel jabón llamado inglés (los mapas
son sólo razonables en inglés), una estética del yo resignada a algún efecto de
aprendizaje gratuito (la verdad imita al mal (sobrelleva (querría hacerlo) el
gusto por los negativos))). Referencia por propósito (describiendo nombres, un mi
como significado (las palabras no concuerdan (la falacia del alias y otros errores
en el lenguaje))): alguna es-ist competencia estándar, experiencia, ficción
pegajosa (Disney y la exportación de la lógica) exige dice el modo más barato para
permanecer igual. Oh (no, normativo) el romance-de-lo correcto- como anzuelo (las
palabras por supuesto son cosas razonalbes – son opurtunistas (-que esto de
cualquier manera tiene un yo es blasfemo, la matemática de un moralista)), la
vanidad del (banco de) juguete del dolor. De otro modo, no saber, una utopía de
obstinaciones, tienta al tiempo para y, hacer un ídolo de la existencia, un
aproximado ocioso materialismo, razón y necesidad, así una síntesis comprometida
de -yo-también – la categoría lógica del sujeto (burocracia y el culto de la
indiferencia del objeto encontrado) – trasciende (una pedantesca falta de
paciencia) aquel sufrimiento mistificado, encarnado de evidencia desilusionada,
más ley, la víctima-como-prueba-y-en-consecuencia-un-cómplice que adula a los
crasos hechos de mirar para concordar. (El lenguaje fue desarrollado como un
sistema anti-malaria, inmune, con consciencia como efecto colateral.) Y sobre la
idolatría de la fe (una negación dativa (la ausencia por supuesto es la
trascendencia de un agujero)): alguien (irónicamente) más. Quien autografía una
prudente tercera fiesta sólo. (Inteligencia – la capacidad para sufrir en términos
de lo meramente posible – está tan alienado de la práctica como (lo está) la
razón. Define la duración por la espera.) Desde ahora a puede ser el responsable
fatalista alista criterios como verdes hipocresías para hacer tiempo (un resultado
moral es por supuesto no moral (el entendimiento requiere hipocresía)), un
mediocre. Así, penosa ficción sobre el pote (una caridad inane (el lenguaje es el
acto pluscuamperfecto)) – quiere. Un sustituto. Uno bueno. Se confiesa
trascendente. Menos. Sobrevive una verdad. Y estúpidamente enclava la razón sobre
ejemplos, un surrogado ver visto de síntomas húmedos que sólo parecen interrumpir
aquellos sueños bastante simples de duda erigidos por la justicia, una obviedad
auxiliar y las supersticiosas elegidas (arriesgadas cuotas) tramas de lógica.
Pronombres, nombres de los límites del sentido (una de las atracciones del
lenguaje es que uno no puede creer en él -excepto tal vez en un sentido limérico
empaquetado) usar la descripción como la única forma razonable de conectar los
hechos, un agente en el acto de la significación. (Aquel ser ser usar (mi mi y las
lenguas de la madre) pero, en en dos D ((DDT y otro tipo estrógeno de acciones)
para ser, una tautología sobre dos piernas (que la humedad tenga su propio
criterio no es una prueba)): una broma es simplemente lógica domesticada. Un
(hecho, una razonablemente real repetición, un) lenguaje es un acto de habla
abstracto. Un aquel análogo. Quiero decir cuando uno llega a pensar en eso.) Qué
quiere decir tomar una decisión cuando nada es posible? (La negación es por
supuesto antropomórfica. (Sobre la ubicuidad de la materia: por lo tanto ahí. Un
realismo del valor (hechos pensionados) explica:)) Una vez (qué entonces?) la masa
tiene tiene esto como esto es tan bueno como hecho (convertido el positivismo en
oportunismo (la negación puede ser inferida razonablemente), una dócil metafísica
de la gramática). La deducción, después de todo, no es lo que uno llamaría una
hipótesis. Bien, copula tú también. Un pseudo soneto (un produccionista sobre el
valor instrumental): y sobre la pobreza del problema inconsciente: Un pathos
perezoso (capitalismo semiótico) y la ironía de los conocidos: en la economía de
la información, la consunción es una cuestión de estética, cuestión una impresión
de exceso. (Por qué es una explicación razonable, precoz docilidad (compasión una
(indiferente) indulgencia sobre las rocas). Porque. Quiero decir sobre-
simplificación es una como linda negación (Un síntoma sin contexto, una
subjetividad, es definición seriamente enferma (memoria, collage), una cura.), un
subsidio de presumidos y standards, un bastar. Pero el uso, un medio, un objeto
transicional:) Una pregunta no es sino un acto de doble entrada, un sujeto con ni
eso, ni robo: A priori, el aforismo, una densa ficción sobre narrativas disparadas
hacia arriba (estoy obligado) un conocido narcisista: Conversación – la ciencia
del pensar, la pregunta del pobre hombre – una metáfora mojada en jadeos, manos
arriba: Cierta clase de presente forense, un una mira trasera interroga al pobre
con holgazanes sobre los asientos- eso entretiene. Es simplemente copulando el
sentido común. (La verdad vuelve al mundo en poesía. El acuerdo la primera
mentira.) Ego ditto y los clits, una definición yoyo (el ser no es un objeto de
conocimiento) sobre los placeres de la subjetividad (la psicología es intencional)
(la deducción lo hace y no lo hace)) siendo aquello que puede ser pensado pero no
recordado, un mofarse de la experiencia (El dolor es una doble rectitud. Eso
sólamente entiende por efecto.) (el conocimiento es sólo lógicamente un parásito)
dice (usando uñas para llenar agujeros) la sintaxis no es una verdad invasiva. Lo
cual depende. Sobre cuando. Entonces ahí. Quiero decir, estando fuera del lenguaje
una palabra (Yo es simplemente la forma sutil de tú) parece como una pregunta.
Apunta a ser celoso. De su ausencia. Y como ego es el último en conocer uno no
sabe. Un hecho rosado. En narrativas. Un epitafio para el pasado de los números.
Mío y el definir. Como sólo los lenguajes crean el riesgo. (y siendo retroactivo,
la explicación es citada como testigo (una pregunta sin un mozo), una memoria sin
objeto, un gancho. (un voyeur prueba la vista. Y ese conocimiento copula. Fiasco,
pero. Ella hace palabras como una suerte de experiencia. (La materia es aquella
forma de no-localidad derrumbada que requiere un costo. Es patológicamente
afortunado. Como un mnemónico. (Como una forma de clarividente repetición hace un
delicado fetiche.)) Las ingenuas ambiciones de la estética, un inconsciente
enfermo, por lo tanto dice el tiempo es simplemente incorrecto, una prueba de la
subjetividad fóbicamente intentada y desilusionada. (El síntoma es simplemente
pensar en retraso, una la la teoría. Necesita un eso par mantenerlo cálido. El
acuerdo es así propuesto como algo de una cura. Seguro.))) (Ser, hacer,
significado performativo y la eutanasia de la razón) quiero decir que no hay
preguntas humildes. Oh
 
 

 

 
 
 

 

 
 

Traducción: Alfredo Grieco y Bavio

Share