Meta (+) Hodos / James Tenney

 

 


Meta (+) Hodos (Método: meta: hacia / hodos: camino)

 

 

Una buena descripción de un fenómeno puede determinar por sí misma un buen número de teorías e indicar caracteres definidos que debe poseer una teoría auténtica. Llamamos ‘fenomenología’ a este tipo de observación, una palabra que significa…una descripción tan ingenua y plena de la experiencia directa como sea posible.

Kurt Koffka, Principios de la Psicología de la Gestalt, p. 73.

“…uno debe estar convencido de la infalibilidad de la propia fantasía, y debe creer en la propia inspiración. De todos modos, el deseo de un control consciente de los nuevos medios y formas surgirá en la mente de cada artista, y él querrá conocer conscientemente las leyes y reglas que gobiernan las formas que ha concebido ‘como en un sueño’. Aunque este sueño pueda haber sido fuertemente convincente, la convicción de que esos nuevos sonidos obedecen a las leyes de la naturaleza y a nuestra manera de pensar…fuerza al compositor por el camino de la exploración”.

Arnol Schoenberg, Estilo e Idea, p. 218.

“El primer paso en la dirección de la belleza es comprender el marco y el alcance de la imaginación, comprender el acto mismo de la aprehensión estética”.

James Joyce, Retrato del artista adolescente.

 

Sección I.

Los Nuevos Materiales Musicales

 

La aumentada complejidad aural de buena parte de la música del siglo XX es una característica tan evidente que no debería necesitarse ninguna demostración. De todos modos, un examen de los muchos factores que producen esta complejidad, y de algunos de sus efectos sobre nuestra percepción de la música, será necesario antes de que podamos esperar encontrarnos en condiciones de describir los materiales musicales de un modo realmente significativo. La complejidad no es tan sólo de estructura, sino también de sustancia. Es decir, no es simplemente el resultado de una nueva disposición de los materiales o de los elementos tradicionales (emplearé la palabra elemento en el sentido de parte o porción antes que en el de aspecto o factor). Los elementos mismos han cambiado, y los cambios no sólo afectan la estructura musical, sino también nuestro modo de escuchar la música. Y los problemas que resultan de estos hechos parecen extenderse más allá de la mera cuestión de la cantidad de tiempo requerido por el oído y por la mente para asimilar las novedades de un nuevo estilo hasta que ellos ya no poseen lo que Schoenberg describió en una ocasión como un efecto que interrumpe los sentidos. El tiempo nos ha dado algún grado de familiaridad incluso con las realizaciones musicales más avanzadas de los primeros años del siglo XX, y nuestros acercamientos descriptivos y analíticos a esta música son atacados* con negativos – atonales, atemáticos , etc.- que nos dicen qué cosa no es la música, en lugar de decirnos qué es. La estrechez de los conceptos de la música tradicional se manifiesta por su negativismo, y por el hecho de que muchas obras significativas de este primer período son relegadas con demasiada frecuencia al campo de las excepciones, desviaciones o experimentos interesantes. Y la disparidad entre los conceptos tradicionales y el objeto musical actual se torna aún más grande con la música (no instrumental) electrónica y grabada más reciente. Pero incluso aquí, el problema no consiste realmente en una falta de familiaridad, sino de un hiato casi completo entre la teoría musical y la práctica. Así, incluso cuando las novedades de los varios estilos y técnicas del siglo XX se han vuelto más familiares, ciertas complejidades aun permanecerán fuera de nuestro marco conceptual, y es claro que este marco conceptual necesita expandirse.

He dicho que los materiales de la música han cambiado, y esto ha de verse en incontables ejemplos en que las ideas musicales primarias son configuraciones de sonido altamente complejas cuyos elementos básicos son estructuras más o menos complejas antes que tonos individuales. Configuraciones típicas de este género son mostradas en los ejemplos 1-3. Tales estructuras de sonido elementales ocurren en una gran variedad de formas, con respecto a su estructura vertical y a sus cambios en el tiempo. Las examinaré primero desde el punto de vista de su estructura vertical, con particular atención a los elementos en que la estructura vertical es una característica más perceptible que cualquier forma temporal que ellos puedan tener. (…)

 

Libro completo en formato PDF ->

Traducción: Wim Forstmann

 

 

 

 

 

 

 

 

Share