Circuit-Bending e Instrumentos Vivos
Q. R. Ghazala, 1992 Q. R. Ghazala, 2011

Traducción: Sam Nacht

 


lmjextra6Existe un encanto en el acto de descubrimiento. Las vueltas del camino y sus revelaciones seducen y mistifican, enhebrando al arte y la ciencia en una loca cronología de consecuencias. Y así es como vemos que para explorar el origen de nuestro tema –la electrónica experimental– hasta los bosques oscuros de la prehistoria juegan un papel famoso. Es la resina de estos antiguos árboles que con el tiempo se solidificó para formar el preciado material dorado conocido como ámbar… el mismísimo ámbar que tanto fascinaba a Tales en la Grecia del siglo 6 a.C.

Tales, en el renombrado experimento, descubrió que al frotar nódulos de ámbar con lana, podía, como si se tratara de un imán no-metálico, atraer pequeñas partículas por medio de una misteriosa fuerza invisible.

La fuerza energética dentro del ámbar era, por supuesto, la misma electricidad que funciona dentro de nuestros modernos instrumentos electrónicos. Y al igual que para Tales, el camino de descubrimiento para el diseñador de instrumentos electrónicos experimentales también se basa en el control y manipulación de electrones –de hecho, el nombre ‘electrón’ proviene de la palabra griega para ámbar.
Sin embargo, no estoy interesado únicamente en los habituales recorridos de estos electrones dentro de la circuitería, ese brillante tejido de energía viajando prácticamente a la velocidad de la luz. A decir verdad, para mí el reino más atractivo del descubrimiento electrónico se basó justamente en enviar electrones a donde nunca debían ir, por senderos descubiertos al azar. A esto le digo ‘circuit-bending.’

3

Mientras que el arte por azar se acepta y está bien documentado en el trabajo visual (expresionismo abstracto, esculturas cinéticas, etc.), su ingreso al diseño electrónico ha sido, y sigue siendo, una batalla. Aunque los académicos y desarrolladores más reconocidos de la música electrónica ahora intentan imponerse en este territorio, a menudo es en detrimento del principal catalizador del circuit-bending: el azar. Ellos quieren toda la atención de este arte, pero no pueden promover su protocolo anti-teoría. Simplemente, es arte. Y el arte siempre tiene la carta ganadora.
Tal vez debería hacer un paréntesis.

Comencé a escuchar música electrónica cuando tenía uno o dos años. ¿Me imaginan gateando hasta una disquería para curiosear la sección de vanguardia? No, lo que sucedió fue un poco menos pintoresco, aunque siempre lo voy a recordar. Mi madre volvió a casa con algunos de esos discos para niños –pequeños vinilos de colores. Uno de ellos se titulaba algo así como ‘Ohmichron y Nutnichron’, la melodiosa aventura de dos perdidos viajantes del espacio, momentáneamente varados en el planeta Tierra. Lo que realmente me gustaron fueron las cascadas de precarios efectos de sonido sintetizados que lo recorrían todo, abstractos y apasionantes, música electrónica para niños. Por algún motivo, estos extraños brotes de ruido me asombraron. Debí de haber escuchado ‘Ohmichron y Nutnichron’ cientos de veces. Desde ese momento en adelante, hice de todo para oír y crear sonidos raros. Pero resumiendo un poco, mi fascinación por la música inusual, con el tiempo, se expandió a coleccionar y crear instrumentos musicales extraños, además de grabar música experimental bajo el título de Sound Theatre (Teatro Sonoro), con trabajos en circulación en CDs, casetes, y al igual que ‘Ohmichron y Nutnichron’, un single de 7 pulgadas (ver discografía al final del artículo).

 

 

LMJ1Al igual que para muchos compositores modernos, considero al mundo como mi orquesta. De la misma manera que el pintor usa su paleta, sobre la cual todos los colores son bienvenidos, yo uso la mía, que contiene todos los sonidos posibles. ?Y por qué no? El color y el sonido, ambos fenómenos de onda, ambos colmados de potencial emocional y descriptivo, instalados sobre un mismo plano. Ambos predispuestos a ser manipulados libremente de igual manera en busca de la creación estética. Dentro del exuberante territorio de esta conclusión yace un País de Nunca Jamás.

Sin duda no fui la primera persona en descubrir que suceden cosas extrañas en el audio electrónico al provocar corto circuitos en sus placas justo en los lugares indicados. Llamo ‘circuit-bending’ a este tipo de cortos creativos. Este proceso conforma el núcleo de muchos de mis instrumentos, cuyos detalles planeo revisar en futuras ediciones. Por lo pronto, sólo voy a tratar las generalidades de la práctica del circuit-bending, para asentar los cimientos. En lugar del ámbar, ahora tenemos una placa de audio de algún tipo con la cual experimentar, lo cual es bastante significativo en varios sentidos.

En la época de Tales, el arena del descubrimiento estaba tentadoramente abierto al laico. Hoy en día, sin embargo, parece ser que la monopolización corporativa y los laboratorios de investigación privados lograron alejar el ‘umbral de la invención’ del hombre común. El circuit-bending desafía todo esto. Además, tener una placa compleja para modificar como punto de partida nos presenta en algunos casos con un país de las maravillas a punto de nacer…las mejores de las cuales encubren intrincados laberintos o catacumbas de formas sonoras por descubrir.

ibm&m

Lo mejor es comenzar con una placa que tenga dos cualidades básicas. Número 1: debería ser lo suficientemente barata como para no molestarlos demasiado si se destruye con sus experimentos, lo cual siempre es una posibilidad. Número 2: elijan un dispositivo que sea fácil de abrir (tornillos) y que tenga muchos componentes electrónicos internos accesibles (a veces visibles por el sector de las pilas u otras ranuras).

Vale la pena experimentar con casi cualquier dispositivo de audio a pilas, de bajo voltaje. Pero no intenten los siguientes procedimientos con dispositivos que utilicen corriente hogareña a menos que sepan trabajar con sistemas de 110/220 voltios. Como regla general, sólo practiquen el circuit-bending con dispositivos que operan con nueve voltios o menos. Además, casi nunca gasto más de cinco dólares en un dispositivo, muchos de los cuales cuestan uno o menos.

Como podrán adivinar, los dispositivos que compro no son nuevos. Se los puede encontrar en negocios de segunda mano, ferias, mercados de pulgas y en ONGs o lugares como el Ejército de Salvación. También consideren subastas y negocios en quiebra. Pregúntenles a los gerentes de casas de electrónica qué hacen con sus productos dañados. Quizás logren comprar una caja de repuestos útiles o incluso consigan los descartes gratis. ?Hasta vale la pena revisar los volquetes de los centros comerciales!

lmjextra5Siempre encuentro una inagotable oferta de circuitos utilizables en estas fuentes locales. Lo que buscamos incluyen amplificadores a pilas para teléfonos, instrumentos, computadores u otros aparatos relacionados (generalmente funcionan con una batería de 9V y son bastante pequeños); también radios, caseteras y ocasionalmente algún pedal de fuzz, wah-wah, phaser y demás viejas cajas de efectos. Pero realmente me asombran las posibilidades para el circuit-bending que tienen los juguetes de audio para niños. Un par de mis instrumentos más escandalosos y complejos se basan en la enredada electrónica de sampleo escondida dentro de recientes ?ositos de peluche! Rayos láser, juegos, autos de juguete, pequeños teclados musicales y otros instrumentos, walkie-talkies, bocinas de bicicleta y otras fuentes de ruido, muñecos parlantes, juguetes educativos, etc., etc., etc. –todos pueden ser modificados.

Antes de abordar el proceso de estas modificaciones, detengámonos en un concepto. Es el interesantísimo concepto del ‘instrumento vivo’, un instrumento muy diferente a la electrónica sonora con la cual ya estamos familiarizados. Debido a que, como ya mencioné, el proceso de circuit-bending consiste en una exploración a través de cortos creativos, existe la posibilidad de que el dispositivo resultante contenga nuevos circuitos que superen los umbrales de voltaje y temperatura del original.

En efecto, esta sobrecarga térmica produce una fuerza que puede cambiar los distintos valores eléctricos con el trascurso del tiempo…minutos, años, décadas. La mayoría de estos cambios térmicos son demasiado pequeños para sentir.

De hecho, si la modificación de un circuito provoca el calentamiento significativo de cualquier componente de la placa, siempre anulo la conexión culpable sin importar cuan increíble haya sido el sonido producido. Toda modificación no siempre tiene estos resultados, pero aquellas que sí resultan en una gradual degradación del instrumento, al igual que nuestro propio proceso de envejecimiento, nos brindan un instrumento con una vida útil definida durante la cual su voz cambiará y cambiará, tal cual sucede con nosotros.

Se podría decir que todos los instrumentos, eléctricos y acústicos por igual, tienen una vida útil y evolucionan sónica y físicamente en el tiempo. Claro que esto es verdad. Pero mientras que existen ejemplos de nobles instrumentos de cuerda y viento cuyas cualidades tonales aparentan enriquecerse con el tiempo, la preocupación primordial de los fabricantes tradicionales de instrumentos siempre fue la de crear un instrumento que, primero, produzca una voz musical de calidad superior, y segundo, que se fabrique de manera tal que proteja esa voz por la mayor cantidad de tiempo posible de ese destino que el tiempo debe inevitablemente exigir. El ‘instrumento vivo’ del circuit-bending ya hizo las paces con el tiempo. Ya no se hay batalla. La vida útil finita de un instrumento vivo es algo que acepto como natural e intrínseco a su ser, función y a su propósito.

No estamos acostumbrados a pensar en nuestros instrumentos como pensamos en nuestros amigos, mascotas, o incluso nuestras plantas hogareñas… es decir, pensarlas como seres vivos, un poco más viejas y diferentes cada día. Esperamos que nuestro teclado o módulo de reverb haga mañana exactamente lo mismo que hace ahora. Pero si nos pidieran considerar a un instrumento como algo que cambia, envejece, y un día muere, ¿cómo cambiaría nuestro comportamiento hacia este instrumento?

Supongo que a una persona le podría tentar la idea de “salvarle la vida” a un instrumento, al no usarlo. Yo he sentido esto en ocasión, y no podría asegurarles si mi decisión de usar un instrumento estándar en vez de uno vivo para una pieza musical me impidió descubrir algún hallazgo nuevo. Puedo decirles esto, sin embargo… un instrumento vivo parece generar automáticamente en el intérprete, sino un grado inusual, entonces por lo menos un ángulo inusual de consideración.

Cuando un músico construye un instrumento, automáticamente se genera una relación más cercana entre persona e instrumento que si el dispositivo fuera producido genéricamente y simplemente se lo comprara. Agréguenle a esto el efecto sobre el usuario de operar un instrumento con una voz en evolución, incluyendo claramente una infancia, niñez, adultez y un eventual colapso hacia el silencio.

Incluso hubieron ocasiones en que un instrumento vivo gritó al ser conectado por primera vez mientras sus circuitos se estabilizaban, haciéndome recordar los primeros quejidos de un bebé recién nacido.
Así que sí, por más que sea verdad que los instrumentos vivos del circuit-bending inspiren un respeto inusual en sus creadores, en definitiva uno toma conciencia de que si realmente van a vivir deben ser usados, deben envejecer, y eventualmente deben morir. El aliento de su existencia se perdería si sus ‘vidas se salvaran’ por temor a encenderlos.

lmjextra1Me acuerdo de una situación similar y una decisión difícil que tuve que tomar hace unos años. Caminando por los bosques junto a Lake Superior un frío día de otoño, descubrí un esqueleto de ciervo a un costado de un sendero en desuso. Estaban todos los huesos salvo el cráneo, que no pude encontrar. Pronto me di cuenta de que los huesos probablemente eran los restos de una cacería de ‘trofeo’, habiéndose llevado la cabeza como premio. En mi propia experiencia grabando y tomando fotos, desarrollé un considerable respeto por las habilidades del rastreador en las profundidades del bosque, capaz de leer las historias escritas en las sutiles alteraciones del terreno. Pero que la culminación de su destreza resulte en matar a un animal por el mero fin de conservar un suvenir, me resulta un acto cruel y carente de conciencia. Sentí un fuerte deseo de rescatar la dignidad y belleza intrínseca de este animal que había sido groseramente violado por el deportista.

Me senté entre los huesos y luché con la idea de juntar los pálidos restos de este instrumento orgánico, interviniendo su ubicación para reagruparlos en alguna especie de obra de arte de naturaleza musical o cinética. Pero en verdad no estaba seguro si debería sacarlos de su lugar. Permanecí mucho tiempo ahí, golpeando los huesos, escuchándolos, reflexionando sobre su lugar en el mundo… luego me pregunté: ¿Y si fueran mis huesos? ¿Preferiría que se pierdan, se pisoteen, permanezcan como testimonio mudo y desperdiciado de un acto desalmado, o preferiría que se cuente su historia y se oigan sus voces en la forma de algún tipo de instrumento para ser ejecutado y ponderado?

Recolecté los huesos junto con unas ramas y regresé al campamento para comenzar a construir dos xilofones de gran sonoridad que hoy se exhiben en mi casa y se usaron para grabaciones que pueden oírse por muchos lugares. Sólo tengo la esperanza de que el ciervo apruebe mi decisión, la cual, como suele ser con los instrumentos vivos del circuit-bending, favorece el uso activo y la exploración por sobre lo opuesto -el sopor de un potencial asombroso.

El proceso del circuit-bending en verdad es muy simple. No hace falta tener destrezas complicadas o siquiera saber algo sobre teoría electrónica. Sin embargo, si nunca construyeron un circuito electrónico, sinceramente recomiendo comprar un par de kits básicos para armar antes de aventurarse en las modificaciones. Estas enseñan a usar las herramientas básicas: soldadores, cables, alicates, interruptores, componentes, etc. Aunque cualquiera puede comprender las técnicas de la electrónica y sólo requieren un poco de práctica para dominarlas, sus generalidades caen fuera del alcance de este artículo y son abordadas de mejor manera por los autores dedicados al tema (ver al final). Que la mística de la electrónica no los desanime. No se van a electrocutar ni nada va a explotar con tal que sigan las reglas simples. Pero, como ya dije, si son novatos en la electrónica, aconsejo familiarizarse con lo básico antes de hacer sus propias modificaciones.

Así que ahora asumamos que ya se sienten cómodos con un soldador, saben cómo cablear un interruptor simple y tienen un taladro para montar los interruptores a un panel.

El primer paso es abrir el dispositivo de audio que hayan elegido para revelar la circuitería. Habiendo hecho esto, localicen dónde entra el voltaje de la batería a la placa y, como regla general, eviten esta zona en sus pruebas con cables pelados, las cuales conforman los primeros pasos exploratorios. El cable se prepara pelando la aislación alrededor de un centímetro y medio de cada punta, y el largo total se debería acercar al doble de la placa misma. Si el cable consta de muchos alambres delgados enroscados dentro de la aislación, resultará más fácil si se sueldan las puntas expuestas para afirmar y agruparlas. Enciendan el aparato y dejen que produzca su sonido normal. (Traben las teclas o botones con cinta o cuñas de papel.) En el caso de un amplificador u otro circuito pasivo, simplemente súbanlo hasta un tercio, o envíenle una señal desde otro dispositivo prescindible. Ya están listos para las primeras pruebas audibles del circuit-bending.

Elijan un punto en la placa, alejado de los pines de la batería, donde puedan poner una punta del cable pelado en contacto directo con metal -alguno de los caminos conductores de la tarjeta, o un pin metálico de un componente. Mantengan esa punta ahí. Con la otra punta del cable, cuidadosamente comiencen a tocar otros puntos adicionales del circuito mientras prestan atención a cualquier cambio en el sonido. Al principio, rocen levemente el punto elegido con el cable a penas un instante. Si oyen un ‘pop’ fuerte del parlante, o si el parlante de pronto muere o emite un zumbido a alto volumen, no se confíen… prosigan al siguiente punto y vuelvan a intentarlo.

Los puntos buenos para estas modificaciones producen tonos inusuales sin grandes cambios de volumen. Hagan una tabla de los puntos exitosos o destáquenlos con un marcador directamente sobre la placa. Una vez que hayan tocado varios puntos con la punta ambulante del cable pelado, trasladen la punta fija a otro sector y vuelvan a comenzar.

Habiendo completado este proceso, si tienen suerte, habrán descubierto varios puntos de conexión que resulten en efectos interesantes. El siguiente paso a seguir, y el más simple, es armar una serie de cables para facilitar los cortocircuitos creativos que hayan encontrado, y soldándolos, podrán acceder rápidamente a los nuevos sonidos producidos. Sin embargo, tendrán que colocar un interruptor en cada cable para que puedan elegir qué efecto, o combinación de efectos, quieran activar. Debería advertirles que aunque cada cable individual pueda no tener efectos adversos sobre el circuito, el hecho de combinar varios, o tan sólo los dos equivocados a la vez, puede provocar problemas de saturación como mencioné antes. Haciendo esta salvedad, el siguiente paso lógico sería montar los interruptores en algún tipo de caja que protegería al dispositivo modificado. Si hay espacio en el chasis original, bienvenido sea. De no ser así, coloquen todo el aparato en una caja más grande y monten los interruptores (control de volumen, parlante, botón de encendido, etc.) sobre esta. Estos son los comienzos, lo más básico del circuit-bending.

Las posibilidades a desarrollar con el circuit-bending son infinitas. Futuras ediciones de esta columna traerán a colación algunas de ellas. Por ejemplo, pueden interrumpir o reemplazar los cables con resistencias, capacitores u otros componentes para ampliar los efectos producidos. Con un interruptor de múltiples posiciones podrían transformar un simple punto de la modificación original en una serie de efectos, conectando cada terminal del nuevo interruptor con diferentes componentes (resistencia, capacitor, etc.). Encontrarán puntos del circuito que alteran funciones más que audio.

Descubrirán puntos que encienden LEDs para indicar distintos estados, hasta incluso contactos que transmiten corriente a sus propios cuerpos, resultando en la máxima expresión de las posibilidades otorgadas por las bio-modificaciones del instrumento vivo.
Cabe reconocer que si abordan el circuit-bending sólo con la mínima experiencia, los primeros intentos probablemente sean muy caóticos. Aun así, el circuit-bending puede inspirar experimento tras experimento, enseñarles mucho sobre la electrónica, y ayudarlos a crear su propia orquesta de instrumentos experimentales únicos.

Yo soy un cazador de hongos. Existen algunos hongos a la orilla del camino que te pueden matar. Los peligrosos son fáciles de evitar, dejando al resto, con todas sus recompensas, abiertos al explorador curioso. Pasa lo mismo con la electrónica. Todas las siguientes advertencias deberían ser respetadas y observadas.

REGLAS DE SEGURIDAD DEL CIRCUIT-BENDING
USAR SÓLO DISPOSITIVOS A BATERÍA DE NUEVE VOLTIOS O MENOS. Voltajes más elevados pueden ser peligrosos. La corriente hogareña (110/220V) definitivamente es demasiado para estos propósitos si no son técnicos con experiencia.

USAR SIEMPRE GAFAS PROTECTORAS. Sólo una vez en 25 años de circuit-bending constante me explotó un componente, y se debió a un tonto error mío… Hice estallar un transistor en un aparato Speak ‘n Spell cuando le conecté una fuente que entregaba el doble del voltaje requerido. Pero igual fue un bonito espectáculo.

PERMANECER ATENTOS A CAMBIOS DE TEMPERATURA. Toquen, con cuidado, el circuito en funcionamiento antes de modificarlo. Algunas partes pueden levantar calor naturalmente. Si algo se calienta más aún, probablemente convenga eliminar la causa.

SEGUIR LAS PRECAUCIONES BÁSICAS DEL ARMADO DE PROTOTIPOS. Lean sobre la construcción de circuitos (ver abajo). Aprendan cuáles capacitores electrolíticos son peligrosos y evítenlos. Estos capacitores más grandes estarán ausentes de la mayoría de los dispositivos del circuit-bending, pero es buena práctica tratar con respeto a cualquier electrolítico más grande que un filtro de cigarrillo. La carga almacenada en un capacitor grande, como los que alimentan las luces estroboscópicas, ¿tienen el poder de derretir sus pinzas y lanzarlos a la otra punta de la habitación!

Después de todo esto, bien podrían preguntar ¿Para qué hacer circuit-bending? ¿Cómo puede siquiera compararse un juguete en corto circuito con la impecable electrónica del audio profesional? En respuesta a esto, y como entusiasta constructor y coleccionista de instrumentos, debo decir que no se trata de hacer comparaciones. En definitiva cada instrumento tiene su voz propia, con su propia forma sonora emocional. Debería mencionar que no tengo nada en contra de la construcción de circuitos tradicional. Comienzo muchos proyectos dibujando un esquema sobre el cual baso el ensamblado entero, tal cual lo estipula el procedimiento estándar. Este método suele ser gratificante y termino con lo que me propongo lograr. Pero con el circuit-bending uno nunca sabe con lo que va a terminar, y el acto del descubrimiento me parece fascinante.

Pero más importante aún, además de lo divertido que resulta el proceso del circuit-bending, son los sonidos extraños y los timbres especiales que se logran, los cuales sin duda amplían nuestros horizontes. Si se acepta al sintetizador moderno por lo que es, una máquina teóricamente veraz y lógicamente organizada, entonces el instrumento del circuit-bending debe ser aceptado como algo basado en el caos del azar y la experimentación ilegal… elementos dramáticamente reflejados en sus fraseos para nada ortodoxos. Al tiempo que muchos de mis dispositivos seguramente constituyan una pesadilla para cualquier ingeniero en electrónica, para mí son cristalizaciones de Países de las Maravillas de la excentricidad sónica. Y debo intentar comunicar que en esta sociedad de conformidad y producción en masa, hay algo verdaderamente satisfactorio en el hecho de estar junto a instrumento vivo de voz única que no sólo desafía los estándares del diseño en su campo, sino que además no se lo puede encontrar en ningún otro lugar del universo.

A muchas personas les interesa la electrónica del audio customizada. Profundizar este tema será el propósito de esta columna, utilizando varias fuentes para ilustrarla. Junto con discusiones sobre mis propios inventos, espero poder adentrarme en los conceptos generales del desarrollo de instrumentos experimentales, y la manera en la que sus inusuales técnicas de ejecución pueden conducir hacia el arte de la performance. Habrá algún esquema que otro, un poco de historia, y probablemente un par de experiencias espeluznantes también. Más allá de todo esto, intentaré demostrar que la fascinación vivida al construir instrumentos electrónicos experimentales está a la mano de cualquier explorador audiófilo que quiera aventurarse.

 

 

DISCOGRAFÍA
Casetes:
A Watch in the Sea ST
Sound Theater One: Music and Event ST
Sound Theater Two: Visions ST
Mind Over Matter ST
Suite for Radio and Turntable: Outdoor Celebrations SOP,ST
Voice of America: an Industrial Opera SOP,4;T
Posters in the Underground SOP,ST
Natural Sciences ST
Requiem for a Radio ST
Artifacts ST
Behind the Emotional Mask ST
The Sound Theater Radio Special ST
Bring your Room ST
Vinegar Versus Cats ST
Spzz Tapes ST
Go Mad Xmas ST
Cool and the Clones – Clones and Friends EJAZ
Cassette Mythos: Feast of Hearing CM
Assemblage 1990 FIR
Anti White Bastards PBK
Cassette Mythos: Audio Alchemy WNR
Electricity PM
Postal Sound Surgery PM
Gawk: Lore of the Ox Owl SAC
Gawk: Marc Sloan, Reed Ghazala ASK
Psychic Rally: Montag, 23, Marz, 1992 PR
Objekt 5.5 LF
Burning Suns of Shadow Worlds LF
Compact Discs:
Cassette Mythos: Audio Alchemy WNIR
4×4 LF
Objekt 5 11F
PBK RR
Vinilo:
A Darker Solvent / En Terres EDICION

Sellos:
ST Sound Theater
SOP Sound of Pig
SAC Sacrifice
ASK Askance
PR Psychic Rally, Switzerland
RR Realization Records
WNR What Next? Records
PM Pointless Music
LF Ladd / Frith
EDICION Edicion, Spain
PBK PBK – USA
KORM PLASTICS – The Netherlands

< -- Untitled In Remembrance

Of Hiroshima’s Unnamed Dead.

 

REFERENCIAS
On learning electronics: Electronic Projects for Musicians by Craig Anderton
(Amasco Publications) Getting Started in Electronics by Forrest Mims (Radio
Shack Publications) Engineer’s Notebooks 1 & 2 by Forrest Mims (Radio Shack
Publications)

On kit building: Radio Shack, Tandy Corporation (retail outlets) Paia
Electronics (Box 14359, Oklahoma City, OK 73114) Heathkit (Benton Harbor, MI
49022) Southwest Technical (219 W. Rhapsody, San Antonio, TX 78216) Many of
the scores of electronic parts catalogs also carry kits.

 

LINKS:

“NEW! Reed on CNN… 

NEW! Motherboard TV – VICE video

http://www.anti-theory.com/texts/lmj/

http://www.wiley.com/WileyCDA/WileyTitle/productCd-0764588877.html

http://www.youtube.com/user/qrghazala?blend=7&ob=5#p/u/0/hgZer4_CKwQ

http://www.anti-theory.com/

Circuit-bending how-to:
http://www.anti-theory.com/soundart/circuitbend/

Inside the Anti-Theory Workshop

Ghazala bio:
http://www.anti-theory.com/bio/
http://www.anti-theory.com/bentsound/

Music retail, Realization Recordings

Galerías:

(Chance Art Gallery)


(IBM tape loop machines)


(Tape Canvas)

(chance art: Suminagashi)

(chance art: Dye Migration)

(graphic arts gallery)

(DIY resist sub box schematic)

(Fractal Oscillator with magnetic Patch Bay)

(Ectoplastic Morpheum)

(Various Instruments for Publication)

(How to make a Captain Beefheart Layer Cake)

(Odor Box, Cat Box)

 

Share