John Cage

Compositor Norteamericano 1912-1992, convertido en un ícono de las vanguardias de la época. Un punto de inflexión y un antes y un después en la música experimental, a tal extremo que hasta el presente sigue siendo un punto de estudio y referencia ineludible para todos aquellos que quieran componer, pintar, teorizar o realizar cualquier actividad artística. Su legado ha sido no sólo el de sus obras escritas para los músicos, sino también ha dejado un enorme cuerpo teórico de reflexiones, entrevistas y enorme cantidad de libros.
En su libro más famoso llamado Silence (Silencio) escribió lo que se podrían llamar Conferencias.
La peculiaridad de ellas es que están escritas en forma de partitura musical, para ser leídas siguiendo instrucciones que las preceden.
Hace algunos años, decidí, ya que no existían textos en castellano, traducir un par de ellas: Conferencia sobre Nada y ¿Adónde estamos yendo? Y ¿Qué estamos Haciendo?
En el Centro Nacional de la Música en el marco del ciclo de música en vivo de M.O, 10 músicos-performers decidimos presentar esta conferencia.
John Cage dice: “en enero de 1961 fui invitado a dar una conferencia en un instituto en Brooklyn y se me dijo que las preguntas más candentes de los estudiantes en ese momento eran ¿Adónde estamos yendo? y ¿qué estamos haciendo? Tomé estas preguntas como el sujeto para componer el texto”.
“Los textos fueron escritos para ser escuchados como cuatro conferencias simultáneas. La presentación del texto tiene el efecto de hacer que las palabras sean entendibles porque quería decir que nuestras experiencias adquiridas todas al mismo tiempo, llegan a nosotros más allá de nuestro entendimiento”
Para aquellos de nosotros que estuvimos allí, tanto artistas como público, es una experiencia única. Se trata de sostener a lo largo de más o menos 45 minutos cuatro líneas diferentes dichas por cuatro conferenciantes, más seis músicos que comienzan a hacer sonar sus instrumentos siguiendo un concepto individual de sonido-silencio, dónde ellos creen que eso debería suceder conforme los que leen siguen sus partes con enorme dificultad.
Podríamos decir que es una experiencia de cómo se producen las cosas en la vida misma. La simultaneidad de acontecimientos es permanente cuando estamos solos, o acompañados o trabajando o descansando. Los sonidos no paran nunca, las conversaciones tampoco. Los diálogos de las personas o monólogos se superponen de manera demencial y en el límite de nuestras posibilidades. Si cada uno de nosotros, comenzara a prestar atención abriendo nuestros oídos y nuestras mentes a todo lo que escuchamos en la vida cotidiana, estaríamos en presencia nada más ni nada menos que de una pequeña parte de la obra de Cage.
Ruidos caseros, sonidos, músicas, televisores, cuarenta voces adentro nuestro mientras otros hablan o nos hablan, automóviles, subterráneos, obras en construcción. La vida misma.
No es otra cosa la experiencia de John Cage al hacer esta conferencia. Va más allá de los textos en sí mismos que son increíblemente interesantes y nos hablan de filosofía, música, estructura, conciertos y cosas cotidianas que nunca son dichas en una conferencia, como hablar de batatas, papas, fósforos o velas.
Una experiencia extraordinaria que al mismo tiempo forma parte de cada uno de nuestros días desde que nos levantamos y llegamos al mundo de la conciencia (o eso creemos). Todo es un devenir intervenido e interactuado, como el inconsciente, la subjetividad, o sea como el arte con mayúsculas.

 

 

 

 por Adriana de los Santos

 

Video –> Registro y
edición: Tomás Utillano
y Rocío Pérez Belarra

 

 

 

 

 

 

<<<     >>>

 

 

Share